الخميس, 25 نيسان 2019    |     الرئيسية    اتصل بنا
لمتابعة أحدث الأخبار، يمكنكم زيارة موقعنا باللغة الإنكليزية: /syriacpatriarchate.org/category/news               زوارنا الأعزاء يمكنكم أيضاً متابعة أخبارنا وزيارتنا والتواصل معنا عبر الفيس بوك من خلال العنوان التالي Syrian Orthodox Patriarchate               والصفحة المخصصة لقداسة سيدنا البطريرك على العنوان التالي: His Holiness Patriarch Moran Mor Ignatius Aphrem II               يمكنكم مراسلتنا عبر البريد الإلكتروني التالي: (malkhori4@gmail.com)               لمن يرغب بالاطلاع على أعمال هيئة مار أفرام السرياني البطريركية للتنمية يرجى زيارة صفحة الهيئة على الفيس بوك من خلال العنوان التالي St. Ephrem Patriarchal Development Committee              
الرئيسية > أنباء البطريركية > Declaración final del Santo Sínodo
Declaración final del Santo Sínodo
Declaración final del Santo Sínodo.
Celebrado del 10 al 14 septiembre 2013.
Monasterio de San Jacob El Baradei sed - Bickfaya – Lebanon.

Con la bendición de Su Santidad el Patriarca Morán Mor Ignacio Zakka I Iwas, el Santo Sínodo de la Iglesia Siriana Ortodoxa, encabezado por Su Santidad el Patriarca, comenzó el trabajo y aprobación del programa que consta de los siguientes temas:
La Santa Sede de Antioquía.El secuestro de los obispos Gregorios Yuhana Ibrahim y Pablo Yazigi.

Los monjes y los monasterios sirianos.
La situación de los cristianos en Oriente Medio.
Diócesis sirianas en el exterior.
Asuntos de la iglesia ortodoxa en la India.
El desarrollo espiritual y administrativo del clero. La liturgia, los sacramentos y rituales. Las oraciones y misas. Vestiduras sacerdotales.
La tradición canónica.
Ecumenismo y otros asuntos.

Luego de un examen minucioso, los Padres Sinodales expresaron sus opiniones e hicieron observaciones y sugerencias como se explica a continuación para cada tema por separado.


En cuanto a la Santa Sede de Antioquía los padres declaran que Antioquia es la capital histórica de Siria, donde San Pedro estableció la sede Apostólica. Hoy la capital de Siria es Damasco, los padres han decidido por unanimidad mantener a Damasco como capital espiritual de la Iglesia Siriana Ortodoxa en la Tradición Apostólica e insisten en no dejar la sede de Damasco bajo ninguna circunstancia.

Sobre los obispos secuestrados, Gregorios Yuhana Ibrahim y Paul Yazigi, los Padres analizaron las condiciones del secuestro y los esfuerzos para el regreso de los Obispos con seguridad. Hasta hoy ningún grupo se adjudicó la responsabilidad por el secuestro. El Santo Sínodo hace un llamado a las personas de la iglesia, a la conciencia de los miembros del clero, a los funcionarios y a la búsqueda de la paz de los estados y de los gobiernos e instituciones de la humanidad, a seguir sus contactos con el fin de confortar a las familias de estos dos Obispos.

En cuanto a los monjes y monasterios sirianos que han dado la bienvenida al Santo Sínodo, que se celebró bajo la presidencia de Su Santidad entre el 26 al 30 de agosto del año pasado y a las impresiones que fueron realizadas por los monjes hermanos, expresa que es motivo de alegría para todos.

La situación de los cristianos en el Medio Oriente es una causa pesar y dolor por lo que está ocurriendo en la región, en particular la persecución, el terrorismo, el maltrato, el asesinato, la destrucción, la emigración forzosa, el martirio y la muerte, el derecho de los ciudadanos en general y los cristianos, sobre todo en las iglesias destruidas y monasterios. Fueron demolidas sus instituciones y las familias se vieron obligadas a emigrar, desplazados de sus tierras ancestrales, la violación de sus símbolos. Muchos se vieron obligados a cambiar su religión. Son víctimas inocentes de estas tragedias y abusos citados y de muchos otros, pidiendo compasión y asistencia para sus seres queridos. Aquí, también, los padres del Santo Sínodo hacen un llamado a la comunidad internacional y las principales potencias mundiales y las personas de conciencia y de buena voluntad para promover el bien y tratar de salvar a la región de los desastres y calamidades, y pide a los hijos de la Iglesia paciencia y la perseverancia en la oración, a pesar de todos los sacrificios que ya han hecho, impuestos por la fuerza, para mantener su historia, su patrimonio y su fe, credo e idioma siríaco, lengua sagrada de Jesucristo, lenguaje de la antigua Siria. Agradece a los padres y a los hijos de la Iglesia en todas las parroquias e instituciones cristianas y humanitarias que están prestando asistencia a las personas necesitadas y desplazadas.
En consecuencia, el Santo Sínodo nombró una comisión para estudiar y hacer el seguimiento de las condiciones y del futuro de los hijos de la Iglesia en el medio oriente. Esta comisión está integrada por obispos de Siria, Líbano y algunos laicos altamente competentes y con experiencia.

Sobre las diócesis sirianas en el exterior, los padres estudiaron las circunstancias de cada una de ellas, de acuerdo con los informes presentados por los obispos correspondientes, expresaron sus observaciones para hacer todo lo que esté a favor de estas diócesis.

En cuanto a los asuntos de la Iglesia en la India, Su Santidad ha explicado las circunstancias de la iglesia y dio a Su Eminencia, el secretario Patriarcal de Asuntos de La Iglesia en India, un informe sobre el estado de la misma.

Expresó la importancia del desarrollo espiritual de los sacerdotes, su formación espiritual y litúrgica, la oración y la meditación, el buen ejemplo, el estudio de la Biblia y los ritos, con el fin de transmitir un mensaje de fe, de la mejor manera a través de asesoramiento, la predicación y la enseñanza para la salvación de las almas y de los hijos de la Iglesia.

Los padres se adhieren a las enseñanzas de la Escritura y la Tradición Apostólica, al Testamento y su practica cristiana de libertad hasta hoy. El Santo Sínodo expresa el deseo de una región segura , pacifica y estable para sus gobernantes , funcionarios y la PAZ para el bien de todos los ciudadanos. Los PADRES sinodales oran por la estabilidad de la región , en particular de Siria y el Líbano, así también de todos los países del Oriente Medio que sufren esta crisis.